El Instituto de Educación y Salud (IES), es una organización no gubernamental sin fines de lucro creada en el año 1991. Trabaja con y para las y los adolescentes y jóvenes, desarrollando capacidades en ellos, en las personas que se encuentran en su entorno y que influyen en sus vidas y en las organizaciones públicas así como privadas, con el objetivo de promover su desarrollo integral y la vivencia de sexualidades saludables que contribuyan a construir ciudadanía.

El IES busca que adultos, jóvenes, adolescentes, niños y niñas ejerzan plenamente sus derechos y, como parte de la sociedad civil, vigilen y participen en la definición de políticas y programas que garanticen su desarrollo pleno. La labor del IES está guiada por el enfoque de derechos humanos, género, interculturalidad, equidad intergeneracional y desarrollo humano.

Para lograr su propósito apuesta por desarrollar amplias alianzas interinstitucionales, manteniendo un trabajo coordinado y articulado con los Ministerios de Educación y Salud y con otros sectores del Estado buscando la sostenibilidad de las intervenciones. Asimismo, es miembro activo de redes de la sociedad civil vinculadas al tema de la salud sexual y reproductiva incluyendo el VIH-sida.

Nuestros Principios:

  • Impulsamos procesos de cambio social que generen condiciones y mayores oportunidades de desarrollo de todas las mujeres y los hombres.
  • Creemos que la equidad es condición indispensable para alcanzar el desarrollo.
  • Respetamos los derechos humanos, así como las obligaciones individuales e institucionales que se derivan de los mismos.
  • Valoramos las diversidades sexuales y socioculturales, incorporando los intereses, necesidades, expectativas y perspectivas diferenciadas de hombres y mujeres, para contruir relaciones más equitativas.
  • Impulsamos la creativa individual y colectiva, promoviendo que las personas y organizaciones fortalezcan sus capacidades para actuar con autonomía, tomar decisiones y participar en la gestión de recursos.
  • Respondemos a las necesidades de la población a la cual dirigimos nuestro trabajo, incorporando sus expectativas, propuestas y utilizando eficientemente los recursos técnicos y financieros.
  • Trabajamos en equipo, en busca del bien común, favoreciendo un clima de trabajo en el que hombres y mujeres se encuentren reconocidos en toda su dimensión humana, rigiéndose por reglas de trabajo que generen relaciones de confianza y valoración de la eficiencia como impulso al desarrollo, antes que como fuente de conflictos.
  • Consideramos que el conocimiento es fuente de riqueza, la que adquiere mayor significado cuando se comparte y se usa para crear nuevos conocimientos y promover el desarrollo social.