Es una herramienta útil para el personal de salud, los líderes comunitarios, los líderes juveniles y todas aquellas personas interesadas en el trabajo de promoción y prevención en el campo de la salud, incluyendo la movilización e involucramiento de las comunidades.

 

Plantea la participación de la comunidad como actora clave en la construcción del conocimiento sobre su realidad, recogiendo la perspectiva de varones y mujeres, adultos y jóvenes en temas vinculados a la salud sexual y reproductiva y los derechos sexuales y reproductivos. Presenta técnicas que promueven que las y los participantes compartan sus ideas y conocimientos; identifiquen sus necesidades y problemas; analicen sus prioridades y planteen posibles alternativas de solución para los problemas de  sus comunidades.

Quintana, Alicia e Hidalgo, Catalina. Lima: IES, 2003.